La Historia de mi Parto en Casa y del Nacimiento de mi Hijo (Segunda Parte): La Labor de Parto, Sensaciones y Sentimientos

Madrevivencias-Historia-Parto-En-Casa-Nacimiento-Hijo-Labor-de-Parto

Hola,

Recibe una grata bienvenida a mi blog y mi sincero agradecimiento por dedicar parte de tu valioso tiempo a leer mis vivencias. Es un gesto que aprecio enormemente.

Este post es la segunda parte de la Historia de mi Parto en Casa y del Nacimiento de mi Hijo. Si aún no has leído la primera parte, te invito a hacerlo aquí: La Historia de mi Parto en Casa y del Nacimiento de mi Hijo (Primera Parte): La Decisión.

En esta segunda parte te contaré como experimenté mi labor de parto y describiré la miríada de sensaciones y sentimientos que me acompañaron durante todo el proceso.

¡Empecemos!


EL PARTO EXPERIMENTADO DESDE DOS DIMENSIONES 

Mi Parto lo experimenté desde dos dimensiones:

  • Desde la Dimensión Física, durante todo el proceso de la labor de parto, contundente y rotundamente en todo mi cuerpo teniendo como epicentro un útero listo y dispuesto a entregar una vida.
  • Desde la Dimensión Sutil, esa otra dimensión, la no física, aquella en la que se sitúan nuestras emociones y sentimientos, marcada por simbolismos y pletórica de significados.

LA DIMENSIÓN FÍSICA: La Labor de Parto. 

Inicia como una suave llovizna,

Y culmina en una fuerte tempestad.

Para explicar las etapas de la labor de parto utilizaré como referencia la descripción que hace de las mismas Ina May Gaskin en su libro ‘Ina May’s Guide to Childbirth’ (‘Guía para el Parto de Ina May’), al que he hecho referencia en mi post anterior.

De esta manera define Ina May las etapas de la labor de parto:

  • Primera Etapa: aquella en la cual el cuello del útero se dilata.
  • Segunda Etapa: una vez que el cuello del útero se ha dilatado completamente, una combinación de contracciones uterinas y la presión de los músculos abdominales empujan al bebé fuera del cuerpo de la madre. Esta fase dura hasta que nace el bebé.
  • Tercera Etapa: la que ocurre desde el nacimiento del bebé hasta la expulsión de la placenta.
  • Cuarta Etapa: el posparto.

En este post te contaré como viví la primera, segunda y tercera etapa de la labor de parto.

El posparto merece ser contado en una nota aparte.

Seguir leyendo…

Anuncios

La Historia de mi Parto en Casa y del Nacimiento de mi Hijo (Primera Parte): La Decisión

Madrevivencias Blog - Historia Parto en Casa - Nacimiento de mi Hijo - Decisión

Dedicatoria

Este relato se lo dedico a mi Hijo

Ese día el Amor se expandió,

La Luz se abrió camino,

y la Vida se manifestó.

Ese día me convertí en Madre.


 

Preámbulo

Con toda certeza este será uno de los relatos más emotivos y significativos que escriba en este blog. Ya han pasado tres años desde ese trascendental evento de mi vida: el día que me convertí en madre.

Ciertamente, el día que nace nuestro primer hijo es un día que siempre recordaremos. Aún así, mientras escribo esta historia me convierto en una viajera en el tiempo para retornar a esas escenas, presenciarlas desde la claridad de mi presente y extraer con delicadeza la esencia de aquello que sentí y viví durante esos dolorosos y épicos días.

Desde que nació mi hijo, sentarme y dedicar tiempo a escribir la historia de mi parto era una cita pendiente conmigo misma.

Entre la adaptación a mi nuevo rol de madre, las noches de poco dormir y las exigencias diarias de la maternidad es hasta ahora que puedo cumplir con esa cita.

En lo personal, me encanta leer relatos y testimonios de partos. Los leí durante mi embarazo y cuando me encuentro con ellos en este mundo digital de blogs y de madres me gusta dedicar un tiempo para leerlos.

Cada parto es tan único y la vivencia de cada madre es tan particular que siempre descubres algo novedoso que te llega al corazón.

La riqueza de esos testimonios radica en esas enseñanzas que puedes extraer para ti misma y a la vez reconocer en todo momento la grandiosa capacidad que reside en nosotras, las mujeres, para llevar a cabo un evento de tal magnitud.

Para mí, todo parto y toda cesárea poseen una belleza intrínsecamente dolorosa e inherente a su resultado: EL NACIMIENTO DE UNA VIDA.

Pienso que todas las madres merecemos relatar ese evento como muestra de nuestra valentía incuestionable, de nuestro regocijo infinito y de nuestra sublime colaboración con la vida.

Me emociona compartir la historia de mi parto con ustedes. Las animo a sentarse en algún momento a escribir la suya como un testimonio personal de amor y de entrega, en algunos casos de sanación y de perdón, para nosotras y nuestros hijos.

Dicho lo dicho en este preámbulo, esta es la historia de mi parto y de ese es del parto sobre el que puedo escribir y relatar, por tanto, aquí comienza mi historia.

Seguir leyendo…