¡Es Oficial, mi Pequeñito me dice “Mamá”!

 

¡Es Oficial, Mi Pequeñito me dice Mamá!

Mi Pequeñito me dice Mamá

¡Es oficial, Mi pequeñito me dice “Mamá”!

Hacía un tiempo que era capaz de pronunciarlo y aleatoriamente lo decía “mmma-mmma“, alargando las emes y no necesariamente dirigiéndose a mí, por eso yo pensaba “sí, ya dice Mamá, pero es algo así como silvestre, al azar“.  Ahora entiendo que en realidad estaba en proceso de práctica.

Justo después de cumplir el año y medio puedo decir con seguridad, con certeza, comprobado y verificado que mi pequeñito me llama, mi pequeñito me dice “Ma-Ma” sin acento, “Ma-Ma” suavecito, dulce, con un cantadito entre “Ma” y “Ma“. Sólo puedo expresar que es lo más dulce que he escuchado en mi vida… The Sweetest Thing!

En la mañana, cuando se despierta, se pone de pie en su cuna y me mira. Yo me hago la dormida, con la ingenua esperanza de que él vuelva a dormirse, pero sé exactamente lo que está pasando porque conozco todos sus movimientos y, entonces, me dice “Ma-Ma“.  En ese momento me rindo, abro los ojos y lo veo, de pie, sonriendo
y saludándome con la manito: un hola mudo. A estas alturas ya estoy derretida de amor materno y lo saco de la cuna, lo llevo a la cama y allí nos quedamos un buen rato terminando de despertarnos.

El suave, dulce y musical “Ma-Ma” me acompaña todo el día, varias veces, como una re-afirmación continua de cercanía, de seguridad, de complicidad, de comprobar que puede comunicarse y es comprendido.  Mi leoncito y su “Ma-Ma“.

¡Es oficial, mi pequeñito me dice “Mamá”!

Abrazos,

Madrevivencias - Firma 2018 - Post

Homenaje al Abuelo

 

Homenaje-Padre y Abuelo

En ocasión del reciente cumpleaños de mi padre, deseo aprovechar para felicitarlo y escribirle una especie de carta de agradecimiento a este señor a quien con orgullo llamo papá: un hombre excepcionalmente bueno, siempre amable y de buen talante.

Le agradezco por ser un Padre siempre presente, de esas presencias que no se imponen sino de esas presencias que están allí, quietas, tranquilas, el tipo de presencia que se disfruta, se aprecia y transmite confianza.

Le agradezco por ser un Padre responsable, un ejemplo de paternidad responsable que recibimos mi hermano y yo, ejemplo del cual estoy segura ambos esperamos ser dignos relevos. Mi hermano ya lo ha demostrado en el camino que lleva recorrido por más de una década y yo en el camino que inicio estoy dedicada a estar a la altura.

Le agradezco por ser un Padre que siempre ha cumplido con su labor de padre con la mejor disposición. Hoy en día, desde mi perspectiva de mamá, sé que ser padre es un rol complejo, de una gran responsabilidad, por el cual en muchas ocasiones puedes sentirte superado, pero él siempre mostró su mejor cara en todas las circunstancias y en todas las situaciones.

Le agradezco por ser un Padre con el cual siempre puedes contar, en todo momento y en toda ocasión. Por ser ese padre que se encargó de cocinar para su hija recién dada a luz, para esa hija que tanto necesitaba ese apoyo en ese sensible período del posparto. Ese es mi Padre.

Lo dicho, mi padre es un gran Padre por todo lo escrito y por mucho más, pero sobre todo es un Abuelo excepcional. Sus dos nietos lo adoran, para el mayor es “abue” y para el menor, mi hijo, es “abuuuu”, así bajito y sostenido… “a-buuuuuu”. Me siento honrada y agradecida porque mi hijo cuenta con un abuelo con quien puede disfrutar, jugar, conversar (sí, ellos conversan), pasear, aprender, reír, compartir y vivir la vida.

Estoy convencida de que sería en extremo beneficioso para el Mundo la existencia de más Padres presentes, responsables, dispuestos a cumplir su rol con la mejor disposición, en fin, la existencia de Padres Conscientes de la importancia de Crear, Criar, Guiar y Formar a un Ser Humano.

Gracias “Abu”, gracias papá porque nos has brindado el mejor ejemplo de lo que un Padre debe y puede ser.

¡Feliz Cumpleaños!

Tiempo de Pantalla · Una de las cosas que dije que NUNCA haría cuando fuese Madre

Madrevivencias-Post-Tiempo-De-Pantalla

EL TEMA: ¿Qué dijiste que nunca harías?

Este post lo escribo sumándome a la iniciativa de los @PapásBlogueros porque me parece una excelente oportunidad para conocer y compartir con otros padres y madres de este mundo de la blogosfera en el que me he iniciado recientemente y, además, porque califica como un buen ejercicio de escritura que me ayuda a enfocarme en un tema concreto. Tengo varios escritos sin terminar en el horno y quiero sentir que he terminado alguno.

Apenas leí la propuesta del tema de la semana “¿Qué dijiste que nunca harías?”, pensé en ¿qué dijiste que nunca harías cuando fueses Madre? Es decir, lo relacioné automáticamente con la maternidad.

La respuesta a la pregunta llegó instantáneamente a mi mente, resaltada en negrita, subrayada y en mayúsculas… lo que yo dije que nunca haría cuando fuese madre (entre tantas otras cosas) es:

EXPONER A MI HIJO A VER LA TELEVISIÓN, USAR LA TABLETA Y/O VER VÍDEOS DESDE MUY PEQUEÑO (Mi idea era evitarlo hasta que tuviese varios años).

LA REALIDAD SOBRE EL TIEMPO DE PANTALLA

He descubierto que esto se conoce como Tiempo de Pantalla o Screen Time ¿La realidad? Pues no ha sido así. Cuando estaba de meses recurría a ponerle vídeos en la tableta para entretenerlo mientras le recortaba las uñas y también mientras lo dejaba en la cuna y yo intentaba bañarme en un tiempo récord de 5 ó 10 minutos, observándolo desde el baño por el monitor y a través del espejo del botiquín. Luego, le he puesto el televisor para mantenerlo entretenido mientras preparo el desayuno, el almuerzo o la cena porque, de otra manera, o demoraría mucho en preparar la comida o no terminaría de prepararla por la insistencia de mi pequeñito en estar con su madre. En este punto, aclaro que mi hijo es un torbellino y, a veces, la única manera de tranquilizarlo un poco es, precisamente, ponerle algo de tele e igual sigue dando vueltas por allí, como su padre y yo decimos: él tiene su agenda.

Confieso que muchas veces he sentido remordimientos de conciencia y se han manifestado en mí sentimientos de culpa por este tema. Algunas corrientes educativas y organizaciones relacionadas con la crianza recomiendan no exponer, o limitar al mínimo, el tiempo de pantalla para los niños pequeños.

Estoy segura de que los responsables de estos estudios lo hacen con las mejores intenciones y son muy precisos en sus investigaciones, pero cuando cuidas a un bebé durante todo el día, hay que ponerse creativa, ingeniárselas y, en algunos momentos, debemos recurrir a las herramientas que tenemos a nuestra disposición para entretenerlos, calmarlos o disponer de algo de tiempo para realizar las tareas de la vida diaria.

Sobre este tema, recuerdo una escena de la película Blade Runner en la cual se desarrollaba un diálogo entre los personajes interpretados por Harrison Ford y Sean Young. Harrison Ford le dice a Sean Young (una replicante) que “los replicantes son como cualquier otra máquina, pueden ser un beneficio o un peligro“.

Parafraseando, yo diría que la herramienta existe, en este caso la herramienta es la tecnología, depende de nosotros si la usamos a nuestro favor o en nuestra contra, positivamente o en negativamente.

 

CONCLUSIONES

Mis conclusiones sobre el tema:

  • Vivimos en una época en la cual la televisión, las tabletas, las computadoras y los teléfonos móviles son parte integral de nuestras vidas, es un poco iluso pensar que nuestros hijos no se verán expuestos a ellos tarde o temprano.  A los padres/madres que lo han logrado, me gustaría conocer su estrategia.
  • Soy bastante cuidadosa con los vídeos, series animadas y programas que le pongo a mi hijo. Selecciono programas o vídeos con dibujos y gráficos agradables a la vista, los que yo considero que tienen un buen diseño y una buena calidad de imagen.  Nada estruendosos ni chillones.  En ese sentido, me gustan los vídeos de Little Baby Bum (sitio en español), los pueden encontrar en varios idiomas, incluido el español, sus canciones son entretenidas. Mi hijo canta fragmentos de algunas de ellas y le gustan bastante.
  • Como todo en la vida, lo importante es el equilibrio y no irse a los extremos, para mí es crucial mantener el equilibrio entre el tiempo de pantalla, su tiempo de juegos a solas y el tiempo de juegos con mamá y papá o abuelos.

En definitiva, son vivencias propias de la maternidad, de cómo la visualizas antes de ser madre y de cómo la experimentas cuando eres madre.


¿Y ustedes, cómo manejan el tiempo de pantalla con sus hijos?

¡Gracias por leerme!

Abrazos,

Madrevivencias - Firma 2018 - Post

Actualización a Octubre 2018: mi hijo contaba con 1 año y 5 meses cuando escribí este post. Definitivamente, a pocos meses de cumplir sus 4 años el tema ha ido evolucionando, pero sigo manteniendo que es nuestra responsabilidad como padres establecer las pautas para una sana relación con la tecnología.


#ElTemaDeLaSemana

#ElTemaDeLaSemana es una iniciativa nacida de los @PapásBlogueros para toda la blogosfera. Queremos saber un poco más de ti, y que sepáis más de cada uno de nosotros. Por eso propondremos un tema semanal sobre el que reflexionar brevemente en nuestros respectivos blogs y compartiéndolo en este carrousel para llegar a todas y todos.